Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2017

Tierra de campos de David Trueba

De vuelta por estos lares, quiero hablaros de mi última lectura. Hace ya unos años, (tres añitos, si no recuerdo mal), cayó en mis manos un libro del que había oído hablar mucho pero que nunca me había animado a leer. Se hablaba mucho de él, había estado muy de moda, y quizás por eso me echaba para atrás, pensaba que sería demasiado intelectual, demasiado reflexivo para mí. Sin embargo, superé mis prejuicios y me animé a leerlo. Ese libro se llamaba Saber perder, de David Trueba y se convirtió en uno de mis libros favoritos, de los que hacen disfrutar y a la vez, a reflexionar sobre el sentido de este mundo, a aprender a ser feliz con lo que tenemos, a buscar ser nosotros mismos...
Después de ese libro, me convertí en una fan absoluta de David Trueba y decidí probar a leer más novelas suyas. La siguiente fue Blitz, un relato sobre un joven arquitecto paisajista que, tras acompañar a su novia a un congreso a Alemania, se enfrentará a un importante cambio vital de la mano de una mujer …

Los viejos amigos de Sílvia Soler

De vuelta al blog tras unas semanas de desconexión por motivos laborales. Hoy toca hablar de una de las novedades editoriales del año de una de mis autoras favoritas de la que os hablé hace unos meses: Sílvia Soler.
Después de publicar en el blog la reseña de El verano que empieza, la autora se dio cuenta de la importancia que tenía para mí ese libro y se ofreció para enviarme su último libro Los viejos amigos. No os podéis imaginar la ilusión que me hizo que la autora se pusiera en contacto conmigo y se ofreciera a mandarme su libro. El día que llegó a casa la alegría fue inmensa y, en cuanto acabé el libro que tenía entre manos, no tardé nada en empezarlo. Resumen En los años 80, cinco estudiantes del primer curso de la carrera de Bellas Artes se ponen de acuerdo para hacer un viaje en coche a París con el único deseo de ver una exposición de Gauguin. Aunque antes del viaje prácticamente apenas se conocían, solamente eran unos compañeros más de clase con los que discutir sobre arte…